[Company Logo Image]                                                   

Psicología de la Vida Cotidiana

Pensamientos Activos
Home Arriba Claves en la Violencia Antecedentes Pensamientos Activos Violencia y Sociedad Los Hijos Plan Integral para la Erradicar la violencia.pdf

Anotaciones sobre las actitudes

Hay muchas formas desde las que se expresa la violencia y muchos testimonios de su impacto.

La poesía lo ha expresado, nos gusta especialmente, esta de Miguel Hernández, que elegimos para compartir,

Bocas de ira

Ojos de acecho

Perros aullando

perros y perros

todo baldío

todo reseco

cuerpos y campos

cuerpos y cuerpos

¡Qué mal camino

qué ceniciento!

¡corazón tuyo

fértil y tierno.

Miguel Hernández

 Hay dos lecciones que enseña el maltrato y lo sostienen:

bullet

Aquellos que te quieren, son los que te podrán pegar o castigar.

bullet

Cuando algo es realmente importante, es justificado el uso de la violencia.

Diferentes modelos de maltrato han tratado de explicarlo desde los niveles diferentes:

  1. El intrapersonal, pensando, antes quizá, que era algo infrecuente, se buscaban condiciones patológicas en una o en las dos personas parte del proceso de la violencia. Actualmente, todos los estudios señalan que las causas están menos en la patología personal que en el conjunto de factores complejos que conducen al hecho violento.

  2. El interpersonal, en el que nos explicaríamos, el porqué de las tasas de violencia.

  3. El sociocultural, que nos ayuda a explorar la legitimación de la violencia.

Uno de los mayores problemas es que la detección del maltrato es difícil. Las muertes de mujeres y la agresión a los niños, nos señalan sólo el vértice más visible del iceberg, el océano en el que éste flota es la hostilidad, y la gran masa oculta es la frustración.

La violencia nos indica, que algo incompatible, no asimilado y conflictivo, existe como un obstáculo, pero también, nos permite ver que podemos aprovechar esa misma fuerza creativamente como un estímulo para una mayor evolución.

Con la violencia necesitamos, entre otras cosas, dos puntos, primero, crear agentes de cambio armonizantes y puentes de comunicación y, segundo, ver como percibimos la realidad de la violencia desde ángulos diferentes y más ventajosos a los actuales, y del mismo modo, ver cómo evaluamos social y personalmente eso que percibimos. ¿Cómo estamos procesando socialmente esta experiencia?

Amikeco, asociación, propone y trata de realizar, ambas cosas. Nuestra propuesta de trabajo en este momento con los hombres de conducta violenta creemos que supone ayudar a descongelar ese iceberg, para crear en las familias espacios libres de violencia y ayudar para que una memoria de resolución de conflictos de forma violenta, no continúe siendo trasmitida de una generación a otra.

En los jóvenes y, en los menos jóvenes, la energía de la frustración, por esa violencia experienciada, no se destruirá, si no que tal y como postula la física moderna, sólo se trasforma y cambia de forma.

Necesitamos sentido común, sabiduría prudente y una dinámica psicológica y social adecuada, para tratar con el problema. Nuestras mejores funciones perceptivas, deben tomar el control para poder darnos cuenta del problema al que nos enfrentamos.

Al principio cuando nos comenzamos a mover, no percibimos ese movimiento, también ocurre así cuando empezamos a movernos para aprender a resolver sin violencia. Escuchar desterrará el miedo, no nos vale escapar a la violencia. Hay probabilidades de trabajo que no están visibles en este momento, entre otras muchas posibilidades. Me refiero a que tendremos que intuir si queremos ser creativos para alcanzar resultados eficaces, porque ha sido así como el hombre ha evolucionado desde siempre.

Necesitamos revalorizar la ética, también como producto de beneficio para el que está siendo ético. Porque, como dice el viejo proverbio chino, <<sólo sacamos de nuestra taza de té, lo que en ella hemos puesto>>.

En medio del sufrimiento no debemos perder la esperanza si sabemos que hacer y estamos resueltos, para hacer lo que deba ser hecho, ayudados por una "imaginación activa".

Tenemos que comprender las razones que activan los ciegos impulsos de la sombra, actuar con firmeza pero, también, con la humildad que nos va a dar la calma y la paciencia para hacerlo, y encontrar ese lado bueno, fijarlo y mantenerlo.

Pensamientos activos entorno a la violencia intrafamiliar

Trabajar con la violencia –pensamos- es equivalente a  “pisar la cola del tigre sin que nos muerda”.  Esta frase no es mía, es de Confucio; pero estoy de acuerdo también con él en la metáfora y en que el trabajo ha de realizarse con amabilidad interior y hacia el exterior la firmeza de las buenas formas.

La conducta violenta se refiere siempre como resultado de la interacción organismo-ambiente. La actitud violenta sería la selección de los hechos y tiene ya un contenido afectivo (miedo, cólera, etc..). Como los hechos son las consecuencias finales de los sentimientos, ante hechos de violencia tendríamos que trabajar la modificación de los sentimientos (que son de dolor, duda, miedo, etc..) con algo que interviene cotidianamente -las costumbres- afín de cambiar los hábitos –en este caso intrafamiliares, más correctamente expresado que domésticos o de género-.

En principio este es un problema social con el que tenemos que proseguir actuando, dirigiéndonos al porvenir. Cómo no vamos a curar esta enfermedad es procediendo contra sus síntomas. Más bien lo adecuado sería:

  1. Reflexionar sobre el juicio desconcertante que tenemos sobre ello, lo cual nos lleva a confusión.

  2. Conocer los momentos decisivos en los que esa violencia se prepara.

Igual que le ocurre al hombre violento, a la propia sociedad los sentimientos de dolor, duda, inferioridad o miedo solamente pueden ser superados por el conocimiento y la decisión.

 Acerca del punto 1º-.

Tenemos que diferenciar entre conceptos como hostilidad, violencia de género/ doméstica/ familiar/machista/patriarcal, etc.,…También tenemos que saber de quién es la responsabilidad o si pensamos que la agresividad es innata o bien aprendida; si como grupo próximo legitimamos con determinados usos, activa o pasivamente, porque somos el ambiente con el que esa actitud hostil “interactúa”.

Hay momentos más iniciales cuando alguien esta aprendiendo a aprende rpuesto que el hombre va adaptando sus sentimientos de acuerdo con sus experiencias en que decisiones  tempranas del tipo de las que a continuación se detallan puede hacerse distorsionadamente. Por ejemplo si nos encontramos que yo como hijo “ tu me dices que estoy mal y yo me siento mal” y tu como padre “yo te veo mal y tu también te sientes mal yo podría deducir que nada tiene sentido”. Pero si las circunstancias nos llevasen a pensar “Yo estoy bien y tu eres el que esta mal” podríamos iniciar un reparto de victimas y perseguidores.

La hostilidad habitual (verbal,  el dejar de lado, o el degradar) en el ámbito familiar crea muchas veces experiencias profundas, que por su importancia necesitan de una nueva forma de expresión. La violencia sería una forma de “CÓMO” se hace ese “QUÉ” que sentimos que tenemos que expresar. Por ejemplo sería el caso de asegurarnos frente a la desprotección, etc., … De aquí que en la educación deberíamos poner más énfasis en los procesos conceptuales que en la información, porque el propio acto violento tiene también un proceso conceptual entre otros.

En al familia nos hacemos unas ideas de todo esto, a las que añadimos ideas sobre derechos, individualidad, grupo, respeto, dominación, etc.,… La propia dominación es asimismo un hábito social. Y conceptos como del de poder, respeto, autoridad, pasividad no están bien diferenciados ni explicados.

Si hablamos de estrategias frente al problema, tenemos que referirnos a la penalización o castigos de este tipo de conductas.  Esta claro que el espacio intelectual, emocional, físico de la persona debe ser respetado, por lo que los limites son necesarios. Sin embargo la penalización es una forma “especial” de poner esos límites, puntual y con muchas limitaciones y siempre insuficiente para todas las partes. Insuficiente porque la penalización por si sóla:

·       No ofrece alternativa ni garantiza que se haya resuelto lo que lleva al hombre con conducta violenta a tener esa conducta. El sistema penitenciario reproduce el modelo patriarcal. El hombre con conducta violenta sale en muchos casos peor de lo que entro y reincide.

·       No es efectiva tampoco para la propia familia, porque a las víctimas no quedan libres. Se ven forzadas -otra vez- a tomar una decisión –incierta- de juzgar y decidir sin terminar de entender el porqué ni cómo les pasó. Rechazamos que la victima además de tener que haber sufrido lo que no quería tenga que ser la única parte activa en tratar de eliminarlo.

Defendemos que la responsabilidad esté en la persona que tiene esa conducta violenta, que se le haga responsable pro-activamente. Esto esta en línea con el concepto de justicia restaurativa aplicado en otros países (ver “Antecedentes del programa”).

 Esto nos acerca a la necesidad que hemos expresado en el punto 2-. Tenemos que reflexionar cómo germina y se expresa esa violencia que no parte de la libertad ni de la gratuidad. Un hombre violento generalmente:

bullet

Esta hostil

bullet

Trata de evitar la ansiedad

bullet

Proyecta la tensión (está “fuera de sí” literalmente)

bullet

Tiene una notable dificultad para comunicarse, lo cual significa que no puede compartir ideas ni sentimientos.

bullet

Además su percepción de la  realidad no está adecuada

bullet

Necesita preservar las distancias

bullet

Etc..

Hasta que con todo ello, decide actuar con violencia o no.

Se siente herido, sin duda, pero no sabe muy bien porqué. Cree (no piensa), percibe que ha sido esto o aquello lo que le lleva a este estado. En este momento preciso acude a un modelo de cómo se resuelve todo este cúmulo de sensaciones, sentimientos y percepciones. Está ante un problema, la conclusión es que actuando violentamente niega su propia capacidad de resolverlo con lo que se reconoce como nada o incapaz y fácilmente se reafirmará sobre-compensándose (“Cuando grito me respetan”). Un trágico momento el que vive la persona que se encuentra entre la necesidad de aprobación de los otros -que no es posible- y la propia ansiedad del miedo que gobierna enteramente al niño de ese adulto que actúa siendo adulto y no queriendo sentirse responsable.

Hay un tiempo de los conflictos en la niñez y adolescencia que son una ocasión para educar en la manifestación apropiada de las emociones. Y es una tarea de padres o tutores, así como una tarea social. Porque la agresividad no canalizada creara “lo malo”, en el caso de la violencia intrafamiliar “Los malos que me obligan a actuar así”.

Un  hombre que cree que “así pinto poco” y trate de “pintar” en un como se autoritario es un adolescente emocionalmente impulsivo que tiene que aprender a elegir, tener una identidad de una forma constructiva y progresiva. Un hombre violento esta falto de pertenencia (arraigo), confianza y contribución (más allá de uno hay un mundo con el que uno está vinculado).

Si hay violencia el amor se hace muy difícil de expresar, las risas se callan, el hablar es un susurro, los límites se rompen y los lazos se destrozan con lo que la familia no  puede ser funcional, es decir ayudar a conseguir lo que sus miembros necesitan.

 Una parte muy importante del trabajo será que el hombre sepa qué siente en ese momento, lo que le ocurre en ese ahora y  que patrón sigue, es decir qué hábito emocional tiene. Por ejemplo, la cólera y la inseguridad juntas pueden crear un patrón emocional de reacción rápida muy fuerte con un pensamiento equivocado que ha podido ser un mecanismo de defensa válido en el pasado pero que se sigue utilizando inconscientemente en otras situaciones. Lo que nos pone en evidencia que este es un patrón emocional es la falta de relación entre causa y efecto y la expresión visceral de esa emoción. Los sentimientos de los que posiblemente hablemos pueden ser:

bullet

Celos, puedo perder o he perdido ya

bullet

Culpa, no actúe como debería

bullet

Vergüenza, no soy o no fui lo que quiero ser, soy menos o peor

bullet

La decepción, me han traicionado y soy un idiota

bullet

La ira, me han humillado, me han degradado

bullet

La furia, me siento amenazado o voy a ser destruido

bullet

La ansiedad, tengo incertidumbre

bullet

Miedo, estoy ante algo amenazador para mi integridad

 

 

Maria R. Vega, diciembre 2004.

 

Home Arriba Contacto STX Psicólogos página de Feedback Mapa del WEB

Comprometidos con la sociedad. Enviar un mail a magil@amikeco.es con cualquier comentario o pregunta acerca des este web site.
Copyright © 2001 H-Amikeco, Asociación.
        14 junio, 2018